El pasado 19 de Julio di una charla gracias a @adwe_es en las instalaciones de @tucamon

Adjunto les dejo la reseña que hizo @tucamon de mi charla y un enlace al  video de la misma:

Jaime Creixems resumió en CAMON Madrid diez consejos básicos para maquetadores y diseñadores web que pueden facilitar su labor tanto por separado, como en el proceso de trabajo conjunto. Todos los tips que se explicaron parten de una premisa básica: la comunicación entre ambos equipos para mejorar los resultados.

Img_5571_blog

Consejos del diseñador al maquetador

1. Haz código semántico.
“Hacer las cosas de tal manera que el usuario pueda encontrar las funcionalidades de la aplicación, aplicar las mejores prácticas y buscar la mejora progresiva aprovechando todas las capacidades que los distintos navegadores aportan”.

2. Háblame de funcionalidades. 
“¿Cómo va a ser la aplicación? ¿Qué efectos va a tener? El diseñador podrá saber cómo crear las diferentes vistas y corregir antes de empezar, para evitar posibles errores”.

3. La interfaz y el diseño son el software.
“La usabilidad es lo verdaderamente importante. No importan las bases de datos, el lenguaje o los divs sino que la página facilite la tarea al usuario”.

4. El buen código es el que favorece la experiencia al usuario.

Utilizar todas las herramientas que faciliten y hagan más agradable la experiencia al usuario, tanto por las diferentes vistas y la apariencia como con el consumo de recursos, la optimización de la carga, etc.

5. Los detalles importan.
“Un buen uso de la paleta de colores, los márgenes, el pixelado… Los detalles marcan la diferencia entre una aplicación normal y una extraordinaria”.

Consejos del maquetador al diseñador

1. Es una aplicación, no una revista.
“No existen los puntos por pulgadas, sino los píxeles, no se mide en centímetros. Se debe tener en cuenta el peso de las imágenes. Un diseñador web se distingue en estos aspectos de los diseñadores de revista, de papel”.

2. El CRAP es vital.
“CRAP como acrónimo de: Contraste entre colores para destacar lo más relevante, Alineación para favorecer la comodidad del usuario y dar sensación de orden, Repetición de elementos que puedan reutilizarse para facilitar el trabajo del maquetador y Posicionamiento, para fijar el orden de las cosas cuya funcionalidad es la misma o similar”.

3. No temas a la complejidad, pero no te quedes en ella.
“En muchos procesos, primero se pasa por la complejidad para mostrar la simpleza después. Elimina funcionalidades que no sean necesarias. Hacer que del caos emerja un orden mayor, define qué es importante y qué no lo es”.

4. Sé flexible y piensa lo impensable.
“Diseña API (A Prueba de Idiotas). Piensa en qué pantallas se puede utilizar (ordenador, iPhone, iPad…), plantéate todos los requisitos y funcionalidades con los que deberá cumplir”.

5. Diseña, no dibujes.
“Explica los elementos, estandariza… comunícate con el maquetador y trabaja en conjunto al menos, durante algunas de las fases del proyecto”.